martes, 21 de agosto de 2012

Lo que hizo el tiempo

  Todo este tiempo fuimos
una mano sobre otra mano,
una lágrima, que le nacía otra.
Luego de ver tantas serpientes
pariendo más serpientes desde sus bocas.
Ya no quedaba aliento,
ni fuego en los vientres;
Por eso, fuimos llagas
y nos lamimos las heridas
a modo de compensación.
Fuimos, por tanto madera seca
y de tanto roce, nació el fuego.

Cenia C



Aurora Azul Blog© 2012 | Plantilla Blogger | Diseño de Cenia castro

No hay comentarios:

Publicar un comentario