martes, 1 de diciembre de 2009

Confesiòn tardìa

Te esperaba
en el parpadeo de la noche
las estrellas invitadas
anhelantes que desates
tu lengua anudada.

Y al minuto sublime,
cantó el iris,
al lamido de tus labios
hoy explotó el cielo su llanto
del sol su confesión tardía.

31 de mayo del 2008

Cenia C Blog© 2009 | todos los derechos reservados