martes, 18 de agosto de 2009

El reencuentro











Palidezco ante tu tez tan blanca
-tartamudeo-
en el gesto
un beso esquivo.
Invernaba la reconciliación,
con ojos expectantes a su primavera
sin tiempo
sin testigo.
Y llegan con alas tus pupilas,
diciendo -tócame-


De pronto
la luna dos cisnes blancos 
aguas, buscando el reflejo; 
y paren peces multicolores la yema de mis dedos…
El beso, se escapa… derramándome toda en tu lecho.
 Y en el celeste, las coplas de pájaros tenores lloraban la dicha.
El tintero vibra, en el papiro sonrojado…

 19 de septiembre 2008 (creo ha vuelto )
Cenia Castro © copyright 2009 Todos Los Derechos Reservados

2 comentarios:

  1. Wowwwwwwww... Mira que belleza escribiste.
    Bravo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    Te lo aplaudo.

    Un gran abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  2. ¡Un poema realmente hermoso, te salió del alma! Abrazos sinceros mi pequeña.

    ResponderEliminar