miércoles, 3 de junio de 2009

Mi junio


Lumbre de mi embeleso sus caricias
que brotaban en acordes extasiados
Mi barca enamorada en ritual de plenilunio
eco sin nombre, y eco de mil colores
como dos campos de hielo a vista de pleno sol.

Llenàronse de aves canoras el paraíso mío
que de tan lleno, sus trinos durmieron
los ojos del llanto, en brío aguas por fin aplacadas.

La dicha nos miraba y entonces nos sonreía,
cada mes se hizo junio ,y cada uno, en veinte seis;
pero envueltos en una clámide de rosas no vimos
que en secreto nos aguardaban sus espinas,
y presurosa zigzagueaba la inclemencia.

En una encrucijada el infortunio nos sometía,
la flama del amor fuliginosa bifurcaba los senderos
y quedose allí plantada una muralla de agravios
y en la esperanza fugada, nuestros castillos de arena.


Mi junio eterno polvo es,
emergió el astro sin luz amargo canto
Pero aúlla la Luna dormida …
y danzan desnudas siluetas.



Cenia Castro

9 de febrero 2009


No hay comentarios:

Publicar un comentario