martes, 30 de junio de 2009

A la inversa

Quiero cerrar los ojos
y al abrirlos luego, creer
en mi pecho que ya no estas.
Pues
voy
cayendo
sin final.
Porque ahora estoy aquí

-Observadora-

de mi cataclismo
Yo,
la que siempre
hizo que sus marionetas
saltaran
-Sin mover un hilo-
…y ahora ninguna me canta
¡Toco fondo¡
la soledad más cruel me abraza.

A la inversa ahora
-Tú-
hábil marioneta
me haces una mueca
y yo interpreto:
“Baila, para que yo ría”
y bailo, sin tener salida
perdida en mi vértigo
digo detente
detente
ya déjame ir.

29 de junio del 2009.

Cenia Castro © copyright 2009 Todos Los Derechos Reservados

3 comentarios:

  1. Buscando esa ruptura que nunca se acaba de dar… Me gusto ese cierre de tu poema. El más grande de mis abrazos para ti. No te desaparezcas.

    ResponderEliminar
  2. Cuando las marionetas se emancipan es hora de abandonar la función.
    Eso creo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Salvador bello, gracias por estar, siempre me haces volver del destierro.

    gracias y besos

    Toro Salvaje, creo que tienes toda la razòn, pero es que aùn estoy en vertigo, y pues de vez en cuando me asusta, cuando me hace sus muecas.

    besos y gracias por venir

    ResponderEliminar